Cine y TV, Películas

Nymphomaniac

Nymphomaniac. O cómo ver una película que te quita el sueño.

Compartir en WhatsApp
*sólo dispositivos iPhone
Compartir

Anoche cometí el tremendo error de perder más de 2 horas de mi precioso puente viendo la última cinta de Lars Von Trier. Ni siquiera fue la última cinta entera, fue solo su segunda mitad de Nymphomaniac.

Lars, cariño… ¡Basta ya!

Mi sábado noche se convirtió en una pesadilla por culpa de algunas de las imágenes exageradamente explícitas del señor Lars.

Ahora cierro los ojos y solo veo los pezones de Charlotte. Es horrible e innecesario. Pensé que esta segunda parte iba a gustarme más que la primera por el mero hecho de que Charlotte iba a salir más, pero no. Me equivocaba.

Mucho sexo y mucho desnudo para una película donde cualquier ápice de erotismo brilla por su ausencia.

Cuando vi la primera parte estuve pensando por qué no me había terminado de molar.

1. Soy muy vasca para tanto sexo en pantalla

2. Soy muy lesbi para semejante catálogo de pollas.

En definitiva, ni la primera ni la segunda parte de Nymphomaniac han resultado para nada de mi agrado. Para gustos los colores, eso sí. No seré yo quien os diga que no la veáis. Hay que verla para criticarla…

Eso sí, toda la estética de su cartelería me ha flipado y he de anotar que la interpretación de Uma Thurman es maravillosa. Increíble, pero maravillosa.

 

 

 
Compartir
loading...
Compartir en WhatsApp
*sólo dispositivos iPhone
Cine y TV Películas

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR