Destacados, Lifestyle

¿Por qué nos gusta quien nos gusta?

¿Por qué nos gusta quien nos gusta?

Compartir en WhatsApp
*sólo dispositivos iPhone
Compartir

¿Por qué ese rubio de ojos azules que levanta pasiones a una le puede mover todos sus órganos  y otra ni pestañea? De quién nos enamoramos, con quién surge el amor que se conoce como romántico, es un misterio que sigue siendo analizado, pero tras muchos estudios del cerebro de hombres y mujeres y múltiples experimentos con ellos, se confirman unos patrones que son los responsables de desencadenar la atracción entre personas concretas. Hay que subrayar que cada uno le da un significado subjetivo a la belleza y al placer, y ésto lleva a las particularidades.

¿Por qué nos gusta quien nos gusta?
En primer lugar hay que destacar que podemos enamorarnos de aquel que nos hace caso, de un individuo que creemos que nos quiere (amor con amor se paga). Cuando una persona sabe que ha sido valorada positivamente por otra, ella también valora a esa persona positivamente.
En la pubertad no somos conscientes de cuál es nuestro grado de atractivo, y en función de la atención que provocamos en los otros, detectamos nuestro “nivel”, por llamarlo de alguna manera. Así, partimos de elegir a aquellos que para nosotros son un 10, si nos consideramos un 10, pero con los años, tras las experiencias vividas, vamos bajando las aspiraciones hasta encontrar a alguien que nos acepta. ¿Cómo ocurre la atracción?

1.El rostro

Casi siempre comienza aquí. Hacemos un análisis automático de la cara del otro, funcionamos según unas reglas genéticas que nos ordenan emparejarnos con la pareja más atractiva que podamos encontrar. Atendemos a simetrías, masculinidad o femineidad de las caras.

Una cara asimétrica suele ser rechazada  porque nuestra mente inconsciente nos indica malos genes o mala salud. Una cara de hombre con rasgos femeninos y viceversa, también genera rechazo, pues la mente nos indica un mal sistema reproductor en el otro, una mala descendencia (aunque no pensemos en ello conscientemente, parece que se desencadena una serie de automatismos relacionados con la descendencia). Rasgos faciales, gestos, color de ojos, sonrisa…se fotografían al instante y en seguida queda claro si merece la pena seguir mirando.

Rostros modificados con mayor o menor simetría

Rostros modificados con mayor o menor simetría y femineidad

Rostros modificados con mayor o menor femineidad

2. El efecto del halo

Además del placer estético hay más razones que dan valor a la belleza. Una es el efecto del
halo, un fenómeno psicológico por el que se desplaza el valor de una cualidad a otra. Para que nos entendamos, suponemos que poseer una cualidad implica necesariamente otras. Los guapos son considerados más estables, honrados, exitosos y se les considera más felices con su pareja (una soberana gilipollez, pero se da). Esto provoca un efecto contagioso y vemos a determinadas personas más valiosas.

Algo interesante: si un hombre valora su grado de interés sexual hacia una mujer en un nivel medio-alto, la mujer suele verlo en un nivel bajo-medio. Los hombres se sobrevaloran en cuanto al interés sexual que despiertan, y están “programados” para ello: si un hombre infravalorase su interés sexual se perdería ocasión de reproducción ( es mejor que un hombre lo intente y falle, a que no lo intente).

3. La proporción corporal/ Prestigio-compromiso-seguridad

La proporción corporal afecta a ambos géneros, pero tiene más peso en la elección que hace el hombre. Éste se siente atraído por una mujer que siendo, más o menos voluminosa, tenga una proporción de cintura de un 70% o menos respecto a la cadera (buena salud, buena reproducción). Las mujeres se sienten atraídas por hombres fuertes pero parece más importante que tengan carisma, sean respetados, admirados, seguros y/o con buena posición laboral. El deseo de las mujeres durante años y años, en encontrar a un compañero que se comprometa y apoye en la educación de un niño (algo instintivo), no puede desaparecer de un plumazo, y para ello, ellas se rigen por el estatus, compromiso y seguridad (poder adquisitivo/posición laboral). La voz del hombre también tiene un importante peso para la mujer. Una voz grave responde a una carga mayor de testosterona= buen sistema reproductor=buena salud.

En ambos casos el movimiento corporal puede desencadenar grandes estímulos sexuales. Cuando sabemos que estamos siendo observados, movemos sutilmente nuestro cuerpo de una manera diferente que nos hace más atractivos.
Según estudios de hombres y mujeres, el poder en el hombre es el principal sex appeal para la mujer. La belleza en la mujer es el principal sex appeal para el hombre. Y así nos vendemos al otro. Hay que dejar claro que estas cualidades están cambiando a medida que cambia el papel de la mujer en la sociedad.

Proporciones corporales

Proporciones corporales

4.El olor corporal: las feromonas

Las mujeres detectan los olores, colores y lenguaje corporal de una forma mucho más precisa que los hombres. Hay aromas imperceptibles que desatan estímulos sexuales y son únicos en cada persona. De ahí que sintamos una fuerte atracción por alguien y no sepamos porqué. Además, nos atraen las personas que tienen olores diferentes a nosotros. Olores indetectables, relacionados con el sistema inmunitario. Cuando una persona tiene un complejo de histocompatibilidad (sist. inmune) diferente al nuestro, sentimos atracción. Si esa persona tuviera un  complejo de histocompatibilidad similar al nuestro, implicaría un sistema inmune más pobre para nuestra descendencia, y el sutil olor nos permite detectarlo. Si lo tiene diferente dará lugar a unas defensas eficaces para los hijos comunes y el olor será atractivo para nosotros. Pero va más allá: gracias a este mecanismo evitamos que nos atraigan nuestros familiares. El incesto provocaría perpetuar la especie con unos hijos muy vulnerables.

La androsterona es una feromona segregada por los hombres. En general, a la mujer no le resulta agradable el olor del hombre, pero hay un momento en el ciclo menstrual  en el que a la mujer le atrae ese olor. Esto es un mecanismo para que hombres y mujeres se apareen y reproduzcan. A la mujer le atrae en ese momento porque es cuando está lista para fecundar, de la misma manera que es un radar para los hombres, ya que repelen a las mujeres que no son fértiles.
El olfato de la mujer le ayuda a buscar una pareja adecuada en el momento del ciclo en el que hay probabilidades para concebir.
En el caso de los hombres es diferente. Cuando un hombre es sometido a un olor vaginal (copulinas) se dispara su testosterona y pierden la capacidad de selección. Están listos para el apareamiento.

Feromonas

Feromonas

5. Subidas de dopamina

Si observamos a una persona en estado normal y lo puntuamos con un 5, tras un subidón de dopamina la puntuaremos con un 8. Esta es la razón por la que después de ingerir drogas, alcohol, haber tenido sexo reciente o incluso haber hecho puenting, estamos más receptivos al apareamiento. Las subidas de dopamina nos ponen.

6. La proximidad

El contacto repetido despierta interés. La proximidad física genera cariño, a partir del denominado efecto de mera exposición.

7.Similitud con nosotros o nuestra familia

Esto nos lleva a sentirnos bien, conectados, en confianza, que nos sean familiares. En definitiva, que tengamos una sensación de agradable afinidad. También el hecho de compartir vivencias traumáticas o difíciles nos conecta y atrae. Cuántas veces habremos dicho lo de “es como si ya te conociese…” , “parece que te conozca de toda la vida”.Pues de estos individuos podemos enamorarnos (si nos dejamos).

Conexión emocional

Conexión emocional

8. Virtudes o aspiraciones que queremos para nosotros

La admiración por el otro, que muchas veces confundimos con amar, juega un papelón. Ver virtudes o aspiraciones en la otra persona que hemos querido para nosotros y no hemos alcanzado, nos atrae. Pero aquí también tiene cabida el opuesto. Nos puede atraer alguien por la sencilla razón de ser todo lo contrario a nosotros. Nos despierta interés ese misterioso desconocido, y podría complementarnos.

Opuestos/Admiración

Opuestos/Admiración

Enamoramiento: hombres y mujeres

Cuando nos enamoramos el cerebro libera feniletilamina (FEA), noradrenalina, oxitocina y dopamina. Responsables de todo ese torrente emocional incontrolable, sudoración, taquicardias, pensamientos…Y hay un descenso de serotonina. A veces, es tan acusado, que puede llegar al nivel que se tiene en un trastorno obsesivo compulsivo (los investigadores señalan que hay una gran similitud entre una persona enamorada y otra con patología obsesiva). Pero ésto tiene una vida limitada, parece que entre 1 y 4 años.Si durante ese tiempo hemos encontrado un compañero de vida, un apoyo ante las adversidades y hemos creado un vínculo íntimo, podremos continuar. Si no… ¡Ciao!

Los hombres se enamoran y desenamoran más rápido que las mujeres porque liberan menos oxitocina, pero la pasión que se siente en ambos géneros es la misma.

La mujer utiliza los dos hemisferios cerebrales en la percepción de lo externo, y el hombre sólo el derecho, lo que afecta a cómo y cuánto tardamos en enamorarnos. Esto viene de la época de las cavernas: el hombre, para evitar ser devorado por un animal concentraba toda su atención en la acción (hemisferio derecho). Ante un flechazo, el hombre, más físico y territorial, pasa a la acción sin pensar. La mujer necesita una mayor complicidad perceptiva y más tiempo para tomar decisiones, aunque ahora se empiezan a intercambiar los papeles.

No nos diferenciamos solo por el sexo

La anatomía y funcionamiento del cerebro (entre otros órganos)son distintos en el hombre y la mujer. Somos diferentes. Segregamos hormonas que nos dan una conducta, en cantidades y tipos diferentes. Por ello hombres y mujeres damos importancia a diferentes cosas y respondemos de diversas maneras ante una misma situación. Pensamos diferente, obramos diferente y vemos los problemas de manera diferente. Pero, si ponemos empeño en aprender del otro, nuestros cerebros se modifican. Sí, podemos hacer que nuestro cerebro cambie porque las “nuevas experiencias” que aporta el otro y que nosotros aprendemos, causan cambios en nuestras neuronas. El cerebro establece un nuevo circuito físico y lo retiene para siempre (¿aumentamos nuestra inteligencia?).

Si todos fuésemos conscientes de las diferencias y no pretendiésemos hacer pensar y ser al otro como nosotros (algo imposible por la biología), menos reproches y quejas habría por el mundo…¡Nos llevaríamos hasta bien! 😉

Reproches

Reproches

El hombre y la mujer se asemejan en un momento de su vida: cuando se enamoran. Aquí se produce una sincronización hormonal. Al hombre le disminuye la testosterona con el fin de que no se fije en más mujeres y disminuya su agresividad (vamos, que esté más moñas) y a la mujer le aumenta, poseyendo más seguridad, agresividad y deseo sexual. De esta manera se acorta el espacio que separa a hombres y mujeres, teniendo más posibilidades de establecer unos vínculos satisfactorios entre ellos.

Fuentes utilizadas para escribir este post:

Por qué los hombres nunca recuerdan y las mujeres nunca olvidan” (Dra. Marianne J.Legato) ,”Amor puro y duro” (Pilar Varela), “La ciencia del sex appeal” (documental), diversas webs de psicología.

 
Compartir
loading...
Compartir en WhatsApp
*sólo dispositivos iPhone
Destacados Lifestyle

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR